miércoles, 7 de agosto de 2013

MÁRTIRES ENTRE TRAIDORES

Últimamente se ha hablado mucho de la traición de Illarramendi a la Real y a la afición blanquiazul pues el mutrikuarra dijo que "No me veo con otra camiseta" y cuando vio la posibilidad de cobrar un dineral se fue (como la mayoría lo haría). Pero hoy no escribiré sobre Asier, ni dinero y sobre todo no escribiré sobre traición, todo lo contrario, mencionaré a esos jugadores (ya veteranos) de la Real que han rechazado grandes ofertas de equipazos para quedarse en la entidad txuriurdin.

El primeró sera el arquero chileno de la Real Claudio Bravo. Nació en Santiago de Chile el 13 de abril de 1983. Se formó en el Colo Colo y con solo 19 años ya se hizo con un puesto fijo en el plantel. En 2006 tras las salidas de Westerveld y de Alberto la Real lo fichó como gran promesa para el futuro. Aquel año empezó como suplente pero los malos números de Asier Riesgo le permitieron hacerse con la titularidad y aunque realizó una buena campaña la Real descendió.

En la temporada 2007-2008 Riesgo fue titular y jugó todos los partidos de liga, por lo que Claudio jugó solo dos de Copa del Rey. 

Todo indicaba que Bravo dejaría la Real al final de ese año pero la directiva decidió darle una oportunidad y Riesgo fue cedido al Recreativo de Huelva (que militaba en la primera división). Bravo realizó una excelente campaña demostrando solidez, regularidad y reflejos en el arco txuriurdin. Jugó 32 partidos encajando  28 goles, lo que le permitió ganar el Trofeo Zamora de segunda división.

 En la temporada 2009-2010 Riesgo volvió a la Real pero fue imposible sacar a Bravo del once titular así  que solo pudo pelear con Zubikarai por entrar en las convocatorias. Bravo jugó 25 partidos, encajó 22 goles y en la anécdota queda aquel gol que le marcó al Gimnastic de Tarragona. 

Tras en ascenso a Claudio se le volvió a presentar la opción de dejar la Real cuando el Real Madrid y el Valencia lo tentaron, pero Bravo (que ya llevaba cuatro temporadas en la Real) renovó hasta 2015. Fue una temporada difícil para la Real pero la seguridad que mostró Bravo bajo palos fue esencial en la salvación blanquiazul, y se acabó de convertir en uno de los jugadores más queridos por la afición.

En la temporada 2011-2012 fue el futbolista más regular de la Real y el que más minutos disputó. El chileno fue nombrado mejor jugador txuriurdin por el Mundo Deportivo y contra el Betis fue capitán del conjunto  realista, una capitanía que sin duda se ha ganado a pulso.

La temporada pasada estuvo en casi todos los partidos (excepto en los que estuvo lesionado) y volvió a demostrar esa regularidad que ya es habitual en él. Fue sin duda uno de los "culpables" principales de la clasificación a Champions ya que en la última jornada contra el Deportivo aguantó la embestida de los gallegos y realizó unas paradas vitales para evitar el empate.

Sin duda es uno de los capitanes del equipo pues lleva ya siete años en la Real y con actuaciones excelentes se ha ganado el brazalete de la Real y el cariño de toda la afición de la entidad Donostiarra. Con trabajo y esfuerzo se ha convertido en uno de los mejores guardametas de la Liga Bbva por no decir de las ligas europeas ¡Eres grande Claudio!



Otro jugador al hablar de txuriurdines es el capitán donostiarra Xabi Prieto quien también se ha convertido en uno de los ídolos principales de la afición realista.

Xabier Prieto Argarate nació en Donostia el 29 de agosto de 1983 y desde muy pequeño (por las influencias familiares) ha sido aficionado txuriurdin, de hecho es socio y accionista del club. Cuando aun era un niño empezó a ir con su tío y su padre a los partidos de la Real en Atotxa y mostró una gran afición al fútbol. La Real lo descubrió cuando jugaba en el equipo de su colegio (Santo Tomás Lizeoa) y tras ficharlo lo envió cedido al Hernani.

Tras pasar por la Real Sociedad B, donde jugó 48 partidos y marcó 8 goles, debutó con el primer equipo el 8 de septiembre de 2003 en un partido de Copa ante el Real Oviedo. Poco a poco fue siendo más habitual en las convocatorias de Denoueix y al final de la temporada (a causa de la acumulación de partidos) fue una pieza clave en el conjunto txuriurdin. En el último partido en el Benabeu (1-4) fue titular, dio una asistencia y marcó dos goles ( uno de ellos de penalti, como no de panenka), toda una promesa para el futuro y un chuletón para los equipos buitre (Barcelona, Real Madrid etc.).

En el curso 2004-2005 la directiva le hizo ficha y le asignó el dorsal 24 que llevó hasta 2009. En esta temporada se asentó como futbolista del primer plantel, disputó 23 encuentros y 14 de ellos titular aunque no vio  portería.
 
En la siguiente temporada fue todo un emblema blanquiazul: jugó todos los partidos (32 como titular) marcó nueve goles (el máximo anotador) de los cuales 6 fueron de penal y demostró una calidad impresionante que está a la altura de pocos. Clubes como el Valencia o el Olympique de Marsella mostraron su interés por el donostiarra aunque no se concretó nada.

En la dramática temporada del descenso, Prieto fue uno de los pocos jugadores que se salvó de la mala temporada realizada por el cuadro blanquiazul. Jugó 33 partidos, 31 como titular. En estos partidos marcaría 4 goles, 2 de ellos de pena máxima (y en esta temporada falló el único penalti de toda su carrera). Curiosamente no lanzó el penalti que hubiera supuesto la salvación para la Real. Este verano con la Real en crisis tuvo ofertas de grandes equipos europeos (por ejemplo Liverpool) y la Real decidió dejarlo en manos de Prieto y su representante porque la falta de dinero así lo pedía. Sorprendentemente Xabi rechazó jugar en grandes equipos para quedarse en su equipo del alma aunque fuese en segunda división, todo un ejemplo de compromiso sin duda.

En la temporada 2007-2008 jugó 36 partidos, 32 como titular. En estos partidos marcó 4 goles, uno de ellos de penal, y quedándose a las puertas del ascenso.

En la siguiente temporada debido a las lesiones que sufrió el capitán Mikel Aranburu, Xabi ejerció de capitán por primera vez y la afición encontró esperanza cuando ya quedaba poca.  Jugó 32 partidos, 30 como titular y marcó 7 goles, en una temporada en la que el ascenso se volvió a quedar cerca.

En la exitosa temporada 2009-2010 a Prieto se le asignó el dorsal 10 atribuyéndole un importante papel. Era el tercer capitán y además cuando no jugaba se notaba en el verde, de hecho se notaba tanto que en las jornadas que no jugó la Real solo ganó un partido. Marcó 7 goles y jugó 37 partidos de ellos 36 de titular siendo la pieza clave del ascenso.

Después de ascender Xabi Prieto brilló en todos los sentidos. Si él jugaba bien la Real lo hacía, si no el equipo se apagaba. Fue clave en la salvación porque cuando el conjunto perdía fuerza Xabi siempre estaba ahí para sacarse una jugada, un centro peligroso, una falta o un gol. En su regreso a la primera categoría  del fútbol español Jugó 37 partidos y anotó 7 goles.

La temporada 2011-2012 empezó mal para Prieto: al principio de la campaña algunos problemas personales hicieron que Xabi no mostrara su nivel habitual y acabó siendo el sustituto de Vela; pero se sobrepuso y en la segunda parte de la temporada fue otra vez crucial (esta vez en los partidos de visitante) para conseguir asentar al equipo en primera. Al final de la temporada había participado en 34 ocasiones y había marcado 2 goles. Al finalizar el curso Aranburu, último gran capitán realista, dejó el fútbol y Xabi se convirtió en el nuevo  capitán.

La campaña pasada Prieto empezó a jugar en la mediapunta donde lo hizo notablemente, y en ocasiones comprometidas se echó al equipo a la espalda demostrando carácter y liderazgo, por ejemplo, los tres goles marcados al Real Madrid en el Bernabeu o el gol marcado al Betis sirvieron como incentivo para el equipo, por no decir los dos goles que le metió al Real Madrid (uno en el minuto 91 metiendose él, Diego Lopez y el balón a la portería) fueron la clave para conseguir la ansiada clasificación a Champions. Al igual que el conjunto entero, esta ha sido su mejor temporada en la que ha jugado 34 partidos en los que ha visto nueve veces el arco rival. 

Xabi destaca por su impresionante calidad y regate, es un privilegiado sin duda en ese aspecto, además de que ha hecho suyo el estilo panenka a la hora de marcar las penas máximas. Hoy en día es una de las referencias históricas de la Real a pesar de que aun tenga 29 (casi 30) años. El brazalete se lo ha ganado a pulso como el cariño de la afición, y su incondicional fidelidad y entrega hacia la Real le han convertido en uno de los más envidiados futbolistas. ¡No cambies Xabi!


@oiarbi