domingo, 11 de enero de 2015

Granada 1-1 Real Sociedad. Otro día la misma historia.

Otro día y la misma historia, y es que un penalti de patio de colegio nos vuelve a dejar sin la primera victoria fuera de casa en 8 meses y es que la Real Sociedad no está teniendo nada de suerte en la faceta de las salidas fuera de Anoeta ya que el balance es paupérrimo con 0 victorias y unos pocos puntos sumados de uno en uno.

El partido empezaba siendo mal presagio para los txuri urdines con imprecisiones a la hora de buscar los pases y mala organización por culpa en parte de los granadinos y su presión.
Poco a poco el Granada se fue diluyendo y la Real cogiendo protagonismo en el encuentro y es que se pasó de ver al Granada con la posesión a una cantidad de ocasiones bastante claras para el conjunto txuri urdin.

La primera la tuvo Canales a un muy buen pase de Xabi Prieto, balón tocadito hacia el cántabro que remata pero el balón es repelido a regañadientes por el portero del Granada. Córner, Y en un córner tuvo una ocasión clarísima Iñigo Martínez, centro medido y anticipación del defensa txuri urdin que acaba con un paradón antológico a ras de suelo y un estado de insatisfacción en la grada que empezaba a pitar a sus jugadores.



Y más que iban a pitar cuando el colegiado del encuentro señaló pena máxima a favor del conjunto realista tras un agarrón a Canales dentro del área.
El encargado de transformar el penalti fue Carlos Vela que con sutileza mandó el balón a la red engañando completamente al portero y poniendo el 0-1 en el marcador.



Después del gol la Real intentó llegar a la segunda mitad con opciones de seguir ganando en el marcador al descanso y se puso más defensivo aunque no por ello se iba a dar el lujo de no seguir teniendo ocasiones y es que en un centro del Chory rebotado en un defensor el balón por poco se cuela por la escuadra granadina.

Pitidos del árbitro señalando el túnel de vestuarios y pitidos de los aficionados que no se iban conformes con el juego mostrado por sus jugadores.

Nada más comenzar la segunda mitad el Granada se vino arriba y pidió dos penaltis, uno sobre Lass y otro sobre Fran Rico pero el colegiado no señaló nada.
La Real Sociedad se puso a defender como viene acostumbrando últimamente y el Granada acechaba con tiros tímidos desde fuera del área, hasta que Nyom dejó la timidez a un lado pegando un zapatazo al balón y estrellándolo en el palo con tal dureza que el rebote no pudo ser cazado por su compañero Isaac Success.

La Real hizo su primer cambio del encuentro dando entrada a Finnbogason por Chory Castro, que tuvo bastante participación en la primera mitad pero se vio relegado a un segundo plano al comienzo de la segunda parte.
Por otra parte Finnbogason no aportó apenas nada en ataque y por momentos se le ve lento y torpe, cosa que no gusta nada entre los aficionados txuri urdines que se les agota la paciencia viendo como un jugador que ha costado tanto al club no está cuajando en el organigrama del equipo.

El partido prosiguió con el mismo guión y es que el Granada acechaba la portería realista, y en una acción aparentemente nada peligrosa Rubén Pardo hizo un penalti tonto a más no poder intentando despejar un balón que finalmente ni siquiera encontró ya que le dio en la pierna a Nyom que se quedó dolorido en el terreno de juego.

Penalti que se debe hacer mirar Rubén ya que es un penalti que nos hace perder puntos y es totalmente evitable.

El encargado en ejecutar la pena máxima fue Fran Rico que tiró el penalti al medio estando a punto de pararla Rulli que vio como se le vuelve a escapar la victoria al equipo con otro penalti absurdo.



Antes del pitido final Moyes cambió a Canales y Vela dando entrada a Yuri y Agirretxe.
Lo malo es que fueron en el minuto 88 y 93, siendo totalmente cambios insignificantes en el terreno de juego y que deberían haberse hecho mucho antes, como por ejemplo la entrada de Agirretxe por Chory en vez de Finnbogason o la entrada de Gazta que habría sido clave puesto que la Real había perdido la posesión y necesitaba reforzar el medio campo.

Buena primera mitad que fue tapada con una segunda mitad que sinceramente no fue nada gratificante ya que hemos pasado de ver a un equipo goleador y temible a un equipo que se encierra con 0-1 y 1-1 ante el colista que lleva sin ganar 15 jornadas. Algo tenemos que cambiar.