lunes, 8 de diciembre de 2014

Volvieron las vergüenzas en El Madrigal.

Otra jornada más, y ya van 14, esta vez nos tocaba jugar por primera vez, desde la llegada de David Moyes, contra un rival muy por encima nuestra en la clasificación, y con la intención de recortar puntos para acercarnos a Europa llegaba el equipo al madrigal, presentado un once formado por Zubikarai en portería, línea de cuatro defensas formada por C. Martínez, I. Martínez, Ansotegi y De La Bella, con un doble pivote integrado por Pardo y Granero, dejando claras las intenciones de jugar bien al fútbol, con Zurutuza, Prieto y Canales algo más adelantados y Carlos Vela como única referencia arriba.

La intención de dominar estaba clara por parte de Moyes, y así fue durante los primeros veinte minutos, el equipo controló el centro de campo y presionábamos bien su salida de balón, por lo que el Villarreal tenía poco tiempo la posesión, pero no más, tan solo veinte minutos y sin crear a penas peligro, cosa que no les ocurre a los que juegan contra nosotros, pues un balón jugado por Asenjo y peinado por Uche hacía que el Villarreal llegase con peligro por primera vez tras un resbalón de Iñigo que por suerte quedo en nada, a partir de ahí hasta el final de la primera parte 'el submarino' se hizo dueño del partido, crendo peligro a balón parado y por mediación de Uche en una buena jugada individual.

Así se llegaba al descanso con una sensación agridulce pero con el pensamiento de que si podíamos volver a como empezamos, podríamos volver a San Sebastián con 3 puntos en el bolsillo.

Pero al volver del descanso esos pensamientos desaparecieron, pues todo seguía como acabó la primera parte, solo que cada vez el Villarreal buscaba el gol con más ansia aprovechándose de una Real Sociedad que andaba desorientada y sin saber qué había venido a hacer a Castellón, así se sucedían las ocasiones, con dos palos de Vietto y una parada de Zubikarai a tiro del propio Vietto. Así llegaba lo que todos esperábamos, pues en el minuto 63, y tras una falta, por qué no decirlo, dudosa, Bruno hacía algo que nosotros desconocemos, un gol de falta, eso sí, con la ayuda desafortunada de Eñaut, que aunque se tira tarde, no es su culpa que el balón rebote en su espalda y acabe entrando.



Ahí apareció un salvador Moyes, quitando a Pardo para dar entrada al Chory y aportar velocidad al equipo, pero el remedio empeoró la enfermedad, pues si estábamos perdiendo el centro de campo, quitar a un jugador que aporta control no es la mejor medida, y esto se pudo comprobar rápido, pues solo 10 minutos después, tras un saque de banda y un rechace el balón caía en Uche, que abría para Cheryshev que con una buena volea cruzada batía a Zubikarai en un gol que casi mataba el partido en el minuto 73.

Tras el gol Moyes fue a buscar la épica quitando a un desaparecido Zurutuza para dar entrada a Finnbogason, que si sus inicios están siendo duros no ayuda el darle entrada en un partido en el que a penas han llegado balones arriba en 77 minutos y con el Villarreal dándote un baño. Poco antes de la entrada de Finnbo había entrado por parte de los locales Moi Gómez, que aprovechó muy bien la oportunidad que tuvo, pues en el 80 robaba un balón, conducía, abría para Denis, este la devolvía de primeras, y llegando desde atrás el propio Moi fusilaba a Zubikarai.



Poco después, y tras un jugadón al primer toque entre 6 jugadores amarillos el balón caía en el propio Moi, que tras conducir unos metros realizaba un potente disparo desde la frontal que terminaba entrando, no sin antes pasar por las manos de Zubikarai, que no acertaba a blocar y regalaba el 4 - 0 para grandar más la fiesta en la grada.

Desde ahí al final los locales pudieron ampliar su ventaja, pero se toparon con un mejor Zubikarai, aunque dejaron en evidenvia las vergüenzas del equipo que dejó Arrasate y que, de momento, y tras 4 partidos, el escocés David Moyes, no ha podido arreglar demasiado, sin embargo, la mayoría confiamos en él y creemos en las posibilidades de este equipo, porque somos de La Real y porque no es momento de venirnos abajo, pues tenemos un derbi por ganar a la vuelta de la esquina, y porque, pese a lo abultado de la derrota, llevamos 7 de los últimos 12 puntos.

@Fartony8