domingo, 21 de diciembre de 2014

Navidades sin turrón, igual a partido agridulce. Levante 1-1 Real Sociedad 1

Turrón, ese típico aperitivo navideño que esta Real debería reservar para diciembre del 2015, porque estas navidades van a ser mas agrias de lo normal después de dejarse de nuevo puntos vitales a pocos segundos del pitido final y también tras dar muestras de que no se va a poder alcanzar el objetivo Europa a no ser que se haga una segunda vuelta sencillamente espectacular.

Desde antes de comenzar el encuentro ya había un profundo pesimismo después de la baja de nuestro jugador con más olfato goleador (o el único) Carlos Vela, aunque por otro lado la ausencia de Zubikarai en la portería para dar entrada a Rulli hacía olvidar en parte la mala suerte de no poder contar con el jugador mexicano.

La Real Sociedad salía con un 11 innovador con Rulli y Hervías y con un Finnbogason que había cogido moral tras sus dos primeros tantos con la zamarra txuri urdin, pero nada más lejos de la realidad ya que el pobre delantero islandés no tuvo su noche (y ya van..)

PRIMERA MITAD
La primera mitad fue soporífera desde el punto de vista atacante, sin apenas llegadas y con un juego muy pausado y sin verticalidad, prueba de ello fue que Finnbogason apenas tocase balón y las veces que lo tenía era posición antirreglamentaria y por tanto no válida.
Además de la Real, en el otro campo se encontraba el Levante, que tampoco daba signos de vida y no hizo trabajar a Rulli mucho en este primer tramo de encuentro.

En el aspecto de ocasiones de gol, poco hay que destacar de la primera mitad y sinceramente no creo recordar ninguna vez en la que me levanté del asiento para casi festejar un gol o para maldecir tras una mala jugada.
Sin más, la primera mitad concluyó y dio paso a una mejor segunda parte.

SEGUNDA MITAD
Guión totalmente distinto que en la primera mitad, si lo que faltó fue una buena ocasión en los primeros 45 minutos, el comienzo de la segunda nos brindó poder ver una.
Buena combinación txuri urdin que llega tras un barullo a los pies de Canales que con su pierna mala (mejor dicho, con la menos buena) puso el balón fuera del alcance de Mariño que tuvo que ver como la Real Sociedad se ponía por delante del marcador en el estadio levantinista.



Otra jugada a destacar fue un fuera de juego pitado en contra de la Real que dejaba solo a Finnbogason y Xabi Prieto delante de Mariño y que se protestó por parte del banquillo txuri urdin que vio como se le había escapado una muy buena ocasión de sentenciar el encuentro.

Y como no se dio esa oportunidad, el Levante acechó con todo lo que tenía la portería realista que vio como un centro teledirigido hacia Barral se estrellaba en el larguero y unas cuantas jugadas que dejó a los aficionados txuri urdines en sus casas con el corazón a mil por hora.
Finalmente se dio lo que se veía venir y lo que ya se ha repetido en mil y una ocasiones esta temporada. Un gol en los instantes finales. Más puntos que perdíamos.

La jugada del gol se resume en pocas palabras.
Penalti por mano inútil. Puede ser falta del jugador del Levante primero sobre Carlos Martínez, pero tan solo el hecho de saltar con las dos manos arriba como si quisieras ser portero por un día no fue muy buena elección del lateral txuri urdin que vio como le pitaban penalti en contra a la Real en el minuto 92.
Y en el 93 lo transformó Ivanschitz con un golpeo exquisito a la escuadra, un tiro imposible para Rulli, que no pudo festejar su primera victoria en liga con el equipo realista.

Destaco también la salida al campo de Iker Hernández por Finnbogason, jugador de la cantera txuri urdin del cual Moyes no dudará en sacarlo al campo si Finnbogason sigue sin dar pie con bola (nunca mejor dicho) y Agirretxe se lesiona semana sí y semana también (aunque por lo menos cuando juega hace más que Finnbogason).

Nada más, disfruten de unas buenas navidades txuri urdines y ojalá nos traigan un 2015 lleno de alegrías tanto en el blog como en la Real Sociedad en forma de triunfos.

Feliz Navidad y Goazen Erreala.